martes, 26 de marzo de 2013

Desganas y otros menesteres



Hace ya tiempo que estoy desganado. No, no me pasa nada es pura y simple impotencia. Impotencia ante el cúmulo de despropósitos consentidos, buscados y potenciados que vemos a diario. Impotencia ante la impudicia manifiesta de unos Gobiernos (el Central y los Autonómicos) a los que les importa un carajo la situación de los ciudadanos que sólo muestran interés por dar negocios a sus amigos y mantener un Status Quo hiriente. Pero no sólo por los Gobiernos es que las Oposiciones están, perdón, ni están ni se las espera. Estoy cansado de ver indecencias, corrupciones y corruptelas varias día si, día también y cansado de una Justicia de Opereta, politizada hasta la nausea, inoperante e incapaz. Aburrido de una Prensa que desinforma arrebuja y  siempre tendenciosa cuando no insultante que ha encontrado en el desprecio y el insulto personal su máxima expresión;  de una prensa donde sus adalides campan   libres en el desprecio más absoluto al que no comulgue con sus posicionamientos. Cansado de ver supuestos “empresarios” que olvidaron aquello de “la función social del Trabajo” y digo olvidaron pero mucho me temo que la gran mayoría nunca llegaron a saberlo. Cansado de oír la cantinela de los Costes de Personal de escuchar eso de abaratar Costes pero que nunca hablan de rebajar Beneficios, de rebajar Gastos de Representación. Agotado de ver despidos nauseabundos que sólo buscan pagar salarios de miseria. Hastiado de ver como hace cuatro días como quien dice desde aquí se arremetía (todos) contra Argentina por aquello del corralito y ahora callan como “putas” por el de Chipre.

Sí, así estoy, desganado, hastiado, cansado…aburrido Pero que ni amigos ni enemigos echen las campanas al vuelo. No podrán conmigo, seguiré en la brecha día tras día es más cada día que pasa noto que me radicalizo un poquito más. Me radicalizo porque no entiendo que nadie pase hambre cuando sobra comida, porque no entiendo que alguien tenga necesidad cuando hay abundancia, porque no entiendo que nadie enferme cuando tenemos médicos, no entiendo de socializar las pérdidas bancarias cuando nunca se socializaron los beneficios… como decía la canción de “Jarcha”: “ No entiendo si se abre el grifo y sale una bala tras otra bala”.

Yo sólo entiendo de personas, de comunidad, de trabajo en común, de risas y de llantos, de felicidad y tristeza pero nunca entenderé de condenar al hambre, a la miseria, a la degradación humana, eso nunca lo entenderé y en la medida de mis posibilidades tampoco lo admitiré, pese a quien pese. Pero como he dicho, no podrán conmigo ni aún en la más oscura de las noches y que voy a ser peleón. YO también voy a anunciar la Primavera ¡qué carajo! Ahí va…que sea, espero, una primavera para todo y todos.

  La culpable del video es María que me lo envió y ya sabe Ella de los peligros que conlleva enviarme cosas a mi.